Street Style

Tupac Shakur camina por las calles del barrio Petecuy. Aunque 20 años atrás había sido asesinado en Estados Unidos, salió de la peluquería y desapareció sin dejar rastro. Del mismo lugar salió siete días antes el Che Guevara, con su boina negra y el cabello largo.

Anuncios

Su música en mi corazón

María del Mar no lograba disfrutar la presencia de su papá. Quería aprender a bailar tanto o mejor que él. Le preguntó si le enseñaba, pero los días pasaron y la pregunta no tenía respuesta. Bailar no era cuestión de hacer tres pasos, seguirlos y ya. Ella también sentía que era algo diferente: gozársela no es fácil.

El dolor de Carlos Arturo

Cuando se tiene un dolor –me refiero al dolor físico–, se pierde parte de la humanidad. El cuerpo se transforma en un sufrimiento que camina, como Carlos Arturo Hoyos aquel sábado. Era la mañana del 28 de marzo de 2015, un día antes del comienzo de la Semana Santa.

Hombre sin huellas

Tengo 31 años. Hace un año me llamaba Isabel Nicholls –lo dicen mis papeles de entonces–, hoy me llamo Sebastián Nicholls, lo dicen mis papeles de hoy. Durante tres décadas he estado atrapado en el cuerpo de una mujer.

Mañana cuando amanezca

La cinta pasa, produciendo los chasquidos característicos, mientras en la pantalla aparece en letras mayúsculas: “Mañana cuando amanezca”. Drama, lágrimas, probablemente besos, risas y un final que nunca supe si fue feliz.

Dios…qué hago aquí

Esa misma noche escribí cinco borradores de lo que sería mi última carta a las FARC. Terminé de escribir con la luz de una linterna y la del corredor, que permanecía toda la noche encendida y entraba a través de los barrotes.

Hombres de confianza

Un día se fue. Yo salí a hacer un curso de tres meses y cuando regresé ya no estaba. Dijo que se iba a perseguir una hormiga hasta la luna, contó Juan Manuel.

No se me acerque porque grito

Cali vivió entre las décadas de los años cincuenta y ochenta los sueños del teatro, con obras de Chejov, Moliere, García Lorca y Arthur Miller. El Teatro Experimental de Cali, TEC, reunió actores, bailarines, y músicos que revolucionaron la escena en el país y Latinoamérica.

La niña más fea del mundo

De repente la imagen se volvía un remolino negro y yo empezaba a caer, sentía un vértigo que no se iba, sabía que soñaba pero no podía despertar, me faltaba la respiración y tenía la certeza de que iba a caer en coma. Al despertar el corazón me latía a mil y mis manos sudaban frío, miraba el reloj.

El reforestador de corazones

Halló la tranquilidad en el cementerio de Anzá donde se distraía jugando con los huesos de los osarios. Colombia atravesaba la época de la violencia, la afluencia de muertos era permanente y León Octavio empezó a ayudar en los entierros.

NOEL ECHEVERRY SERNA Servicios de oración

Lo vi en el velorio de mi papá, y luego lo volví a ver en el de un amigo. Me gustaría poder hablar con usted–le dije–quiero escribir una crónica sobre su trabajo.

Yo no tengo cáncer

No podría decir si una biopsia resultará dolorosa: el dolor de mi corazón opaca cualquier sensación física. Tomo conciencia de mi muerte, que es mi propia vida. Por primera vez siento que empiezo a morir. Veo mis sueños yéndose al carajo y lloro a gritos.